Deleite, impresión y reto (2)

Deleite, impresión y reto (2)

Y como les prometí la segunda parte de deleite, impresión y reto, por dónde empiezo ???!!!
 
Como muchos de ustedes saben, mi debilidad es la comida ! soy fan de la comida mexicana y un deleite fueron todas las cosas tan sabrosas que pude degustar en este viaje, comenzaré por pedirles que imaginen y se trasladen por un momento a una puerta de madera blanca, angosta, que flanquea el acceso a un mundo paralelo, donde el calor, los aromas con cada paso te alejan del bullicio de la calle; lo primero que asoma es una gran batidora, frente a ella unas pesas y bultos de harina, en la siguiente habitación una gran mesa larga, donde asoma un puñado de limones de un verde intenso junto a un rallador y se te llenan los sentidos de su olor, fresco y antojable
 
 
 
al mismo tiempo otro olor te distrae y levantas la vista hasta descubrir una maravilla, en enorme horno de leña al fondo, el calor aumenta pero la vista se impone y estas rodeado de rejillas llenas de pan listo para entrar a cocción.

Se aprecian rostros jóvenes y otros no tanto, algunos más marcados con las líneas que el tiempo y la experiencia dan, sin embargo ninguno de ellos se detiene, es temporada de hacer solo panes grandes, para Día de Muertos; Todos nosotros buscamos donde colocarnos para no entorpecer su trabajo y nos tienen con la boca abierta, literal ! 

Entre su gran destreza para manejar esa gran pala de madera para introducir, voltear y sacar las charolas de pan y … el olor, amigos…ese olor de pan recién horneado que se combina con la madera, la escencia de aquel limón que vimos, otros más con naranja, canela, queso… Dios, detengan esta agonía, quiero un pedazo !!!

 
 
 
 

Hay que mantener la cordura y escuchar atentamente la historia que data de más de 200 años pues esta panadería “La Huachita” inició en 1890 y desde entonces ha pasado de generación en generación conservando las recetas y tradición de ser una de las panaderías emblemáticas no solo de Pomuch en Campeche, también del estado y en el país, con reconocimiento en el extranjero, de donde reciben pedidos que han de enviarse de manera expedita pues al no manejar conservadores el pan tiene que ser transportado de manera ágil y sea recibido en perfectas condiciones.
Nos explican todo lo anterior mientras tomamos notas, fotografías y documentamos este lugar lleno de orgullo por un oficio, panaderos que han dicho…” Si muero y vuelvo a nacer, Panadero quiero ser “, que bonito no?  un oficio que ha pasado de abuelos, padres e hijos,transmitiendo más que recetas,ingredientes y cantidades, hereda amor,tradición y orgullo por una tarea tan noble como preparar el pan que llevaremos a la mesa de nuestro hogar.
 
Por fin detienen esta agonía y recién salido del horno nos dan a probar tan suculentos panes que amigos míos, simplemente no tengo palabras, suave, esponjoso, ligero, lleno de sabor pero al mismo tiempo sutil que te invita a comer más y pedir más estómago para poder disfrutarlo.

Agradecidos nos despedimos y salimos de “La Huachita” no sin antes hacer una parada obligada por la tienda y comprar algo para “el camino” claro…nadie dijo que tan corto o largo fuera ese camino por que “dicen” que a la media hora ya no había !

 

 

 
 
 
 
 

Más tarde en el recorrido por este delicioso lugar tuvimos un acercamiento con un señor de avanzada edad que nos permitió entrar a su casa

 

Una típica casa maya en todos los aspectos y con un tesoro maravilloso dentro de ella, panales de abeja melipona cuya principal característica es que tiene su aguijón atrofiado,estas abejas hacen sus panales dentro de troncos llamados “jobon” y siempre hay una que cuida la entrada que es un muy pequeño orificio en el tronco, la miel de esta abeja es altamente apreciada por su gran calidad y múltiples propiedades medicinales que nos indican que tiene

, a medio recorrido por esta casa tuve que hacer un alto total, miren nada más lo que vi
 

 

 

Ustedes habrían desaprovechado la oportunidad de saborear una tortilla recién salida del comal, delgada, humeante ? pues yo simplemente no pude !

Continuamos el recorrido y mas tarde llegamos a Hacienda BlancaFlor para descubrir una construcción realmente bella, localizada a 65 km de San Francisco de Campeche, construida en el siglo XVII, originalmente fue convento, posteriormente se convirtió durante la guerra de Castas (1843) en fortaleza para la población castiza, en 1865 la Emperatriz Carlota se hospedó en esta hacienda durante su viaje de regreso de Mérida a la Cd de México.

 
 
 
 
 

No puedo dejar de mencionarles la iglesia, imponente que a principios del siglo XX (1915) fue escenario de la Batalla de Blancaflor donde se defendía la decisión de Venustiano Carranza  de dejar en absoluta libertad a los indígenas de la Península que trabajaban como esclavos en las Haciendas.

Actualmente esta iglesia está al aire libre y a pesar del tiempo conserva su belleza que en lo personal, me encantó !
 
 

Hacienda Blancaflor ahora es un hotel de 12 habitaciones en la casa grande y 6 más distribuidas en sus jardines, pero un gran, gran atractivo además de la paz que te rodea y la exuberante vegetación es su comida, en esta visita nos deleitaron con un magnífico pibipollo, que es un tipo de tamal cocinado debajo de la tierra envuelto en hojas de plátano que estaba mmmmm buenísimo !!!! un manjar propio de Día de Muertos que no se pueden perder si viajan en esa época del año en estos rumbos.

 
 
 
Partimos de la hacienda rumbo al cementerio de Pomuch y vaya experiencia ( por si se perdieron la reseña les comparto el link Deleite,impresión y reto (1) ) saliendo vamos caminando por las calles y boom descubro un carrito vendiendo “Marquesitas” y .. eso que es ? me explican y digo…por que no, voy a probar, pido una y WOW que cosa tan más rica, inicia con una mezcla que puede ser de hot cake, waffle, crepa…mientras lo vierten en la plancha y lo ponen al calor tiene una textura bastante maleable, en cuanto lo sacan y comienzan a rellenar, en este caso solo con queso holandés y lo enrollan, se torna crocante y firme, huele delicioso y la primer mordida no se puede esperar, es como morder un cono de helado !! De recordarlo mmm quiero más, aquí pueden ver el video Marquesitas en Pomuch
 
 
Llega el momento de regresar a Cancún dejando atrás este día que no tengo otro calificativo mas que de deleite e impresión.
 
Y si hay algo que disfruto enormemente de mis visitas a la Riviera Maya es que el deleite no para y para muestra estos botones:
 

Conocemos la famosa 5ta Avenida en Playa del Carmen, iniciamos el recorrido en el Parque Fundadores, continuando este andar nos encontramos con este curioso y tal vez no tan desconocida tendencia para algunos, un pedicure realizado con peces o el “Fish Spa”

 

seguimos curioseando en las tiendas y encontramos también altares propios del Día de Muertos

Hace calor pfff un helado para seguir el camino y de ahí, llega la hora de comer, llegamos a un ambiente especial, distinto en el Restaurante 101 Elemento en La Casona, comida que nuevamente deleita TODOS los sentidos, visual, olfativo,el gusto, ah…bueno miren las fotos, que creo me quedaré corta con la descripción

 

 

 

 

 

 

Las bebidas amigos mmmm refrescantes y deliciosas servidas de manera muy original … en guajes !

 
 
 
 
 

 
 

Otra experiencia fue visitar el Hotel Soho, hasta ahora uno de los hoteles que me ha cautivado por su sencillez y clase, detalles que enamoran y de verdad…tengo que regresar para disfrutarlo por más tiempo, habitaciones acogedoras y sorpresas …sorpresas que miren ustedes, quién no quiere estar aquí !!

 
 
 
 
 

Ahhh pero llega lo mejor y regreso a mi perdición, el deleite gastronómico en el Soho Playa Bistro, las imágenes creo que hablan por si solas verdad? Nos reciben con una deliciosa bebida refrescante mientras su Chef viene a nuestro encuentro para explicarnos lo que degustaremos y bueno, en lo personal, toda esta experiencia en Soho viene a ser la mejor nota del día.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bueno, eso pensaba hasta ese momento por que en la noche después de disfrutar los espectáculos que vimos en Xcaret nos llevan a una experiencia inolvidable con la cena, ustedes han probado como sopa un capuchino de queso ???? pues lo TIENEN que probar, ha sido uno de los platillos más sorprendentes y delicioso que he probado sin temor a equivocarme,  seguido de una delicia de carne que reconfortó mi alma después de un día muy atareado

 
 

Y ahora que lo pienso, ustedes dirán bueno, mucha rica comida y cena, pues que no desayunaba ??? CLAROOOO y de lo mejor! En el Hotel Occidental Grand Xcaret 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

y … de escapada con grandes amigos me llevaron a desayunar (por separado) y coincidieron al elegir el mismo lugar y entiendo por qué, fue un delicioso momento, además de la comida, la inmejorable compañía en ambos casos

 
 
 

Mucha comida, mucho lugar divino y el reto, dónde queda el reto? El reto lo enfrenté en el Kantunchi, es un parque ecológico que tiene grutas y cenotes, significa “Boca de Piedra Amarilla” y saben? es un paseo que no deben perderse si son amantes de la naturaleza, caminar en este parque es una experiencia muy especial, así como te encuentras un cenote al aire libre,

te acompaña en el camino un mono, descubres venados, te sorprenden mariposas de colores intensos y fabulosos, más adelante una pirámide, piedras talladas

y su cenote subterráneo es toda una aventura, de tener los pies en una laja de piedra al siguiente paso simplemente hay un vacío donde el agua pasa de ser completamente cristalina y observar la piedra caliza a un obscuro que impone pues hay una profundidad súbita de aprox. 10 metros,avanzas y encuentras un “camino” entre la piedra y el agua con subidas, bajadas y con cada una de estas cámaras encuentras que tu asombro incrementa, estalactitas, estalagmitas formaciones que te roban un WOW , mi mente lucha entre mis fobias y más grandes temores, contra la belleza y lo imponente de la vista,imaginar lo que habrán pensado, sentido, aquella persona que descubrió estos cenotes y se aventuró a seguir el camino para continuar descubriendo, un tesoro y riqueza personal que con nada se supera.

 
 

mmm pues en pocas palabras les diré que he tenido que superar un reto personal, gracias a Nalle y Ricardo que tuvieron la amabilidad y paciencia para acompañarme en el camino que me hizo recordar que solo nosotros mantenemos límites en nuestra mente y que ser valiente no es la ausencia del miedo sino enfrentarte a él.

Y como premio a ese logro, reconforto mi alma con uno de los mejores pollos pibil que he comido en mi vida, me provocó una enorme sonrisa y mi agradecimiento total por hacerme empujar mis límites.

 

Definitivamente en su próximo viaje a la Riviera Maya no pueden perderse esta aventura, si quieren pueden consultar aquí más sobre Kantunchi

Gracias a Xcaret, el Fideicomiso de la Riviera Maya, al Gobierno del Estado de Campeche y su oficina de Promoción Turística, a 101 Elemento cocina creativa de La Casona, magníficos anfitriones en Playa del Carmen también en Soho playa Hotel y Bistro y sin lugar a dudas mi respeto a los colaboradores del Hotel Occidental Grand Xcaret que corroboran  mi concepto y gran diferencia entre un simple hotel grande y un Gran Hotel como este.

¡Gracias  a todos ustedes!
 

Los invito a visitar la galería de fotos completa de este viaje en Flickr.com/photos/LidiaNava y si les gustó no duden en compartirlo !

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *